Buscar Documento en este Blog

Cargando...

9 de nov. de 2009

Modelo pedagógico y plan de estudios

Modelo pedagógico y plan de estudios

Los modelos son construcciones mentales, pues casi la actividad esencial del pensamiento humano a través de su historia ha sido la modelación. Un modelo es la imagen o representación del conjunto de relaciones que definen un fenómeno, con miras a su mejor entendimiento[1].

Los modelos pedagógicos tradicionales intentan más bien normativizar el proceso educativo que entenderlo, lo que no ocurre con los modelos contemporáneos.

Indiscutiblemente el modelo pedagógico ejerce una influencia en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, estos modelos formales y abstractos si no se les piensa en estrecha articulación con la cultura especifica de una sociedad particular, en cuyo seno adquieren sentido histórico y conceptual, pierden su importancia y carece de sentido el uso de los mismos. Entre los múltiples modelos pedagógicos existentes, se resaltaran las características fundamentales de tres:

Estrategia pedagógica tradicional o transmisionista

En este modelo el método y el contenido en cierta forma se confunden en la imitación y emulación del buen ejemplo, del ideal propuesto como patrón y cuya encarnación más próxima se manifiesta en el profesor. El método básico del aprendizaje es el academicista, verbalista, que dicta sus clases bajo un régimen de disciplina a uno estudiantes que son básicamente receptores y donde se hace énfasis en la información.

T

A

P


R

Convenciones:

A = Alumno

T = Tema

P = Profesor

R = Recursos disponibles

O = Entidad

= Flujo

= Coordinación

Estrategia pedagógica constructivista

La meta educativa es que cada individuo acceda progresiva y sucesivamente a la etapa superior de desarrollo intelectual de acuerdo con las necesidades y condiciones de cada uno. El profesor debe crear un ambiente estimulante de experiencias que faciliten en el alumno su acceso a las estructuras cognoscitivas de la etapa inmediatamente superior, independiente del aprendizaje de la ciencia.

. Modelo exploratorio

Donde tanto el profesor como el alumno están activos, es decir, no sólo interactúan entre sí sino que ambos tienen acceso directo al tema. Por tanto, es un modelo donde hay un equilibrio en información y formación.

T

R

A


P

Modelo investigativo

Se diferencia del anterior en que si bien el profesor tiene el conocimiento necesario sobre el tema, es el estudiante quien tiene la responsabilidad de ir tras la búsqueda del mismo para apropiárselo y discutirlo con su profesor, mientras éste se dedica a investigaciones que servirán de complemento al tema y a orientar el trabajo de formación principalmente del alumno.

Vale anotar que en este modelo el alumno está totalmente activo y hace énfasis en su formación investigativa, mediante el uso de tecnologías como “el seminario investigativo”.

T

R

A


P

Operacionalización del modelo pedagógico

Metodología del tiempo presencial

Se la entiende como el trabajo en aulas, laboratorios o sitios de práctica; como la construcción de espacios donde se comparte el conocimiento entre un grupo de intelectuales; como la develación y articulación de ejes conceptuales acerca del objeto teórico que se plantea; como la discusión acerca de la factibilidad de aplicación, innovación o búsqueda de impactar y transformar el escenario laboral, la práctica profesional y nuevas metodologías en el ámbito de las disciplinas que consulten las adaptaciones a los nuevos tiempos. Es el momento propicio para esgrimir proyectos de aula que permiten tensionar y anudar lo teórico con lo práctico en relación con el estadio ocupacional que se desarrolla en la arena social. Los proyectos de aula, a su vez, deberán ligarse con el TRABAJO de INVESTIGACIÓN o de GRADO de modo que participen diferentes visiones, experiencias e intereses propiciando relaciones heterogéneas y felizmente diferentes.

El desarrollo académico será motivado a través de los aportes individuales y la discusión argumental grupal. Se realizarán, entonces, lecturas compartidas, foros de discusión, paneles y talleres entendidos como propuestas metodológicas fundamentales en el afianzamiento del conocimiento, que posibilitan herramientas concretas y conducentes a las actividades de aplicación, abordaje de casos y problemas, permitiendo de esta manera la integración entre la teoría y la práctica. Se tendrá el apoyo en textos diversos, que incluyen los recursos bibliográficos que se irán rastreando a lo largo del proceso por los mismos estudiantes. Además, otro recurso de apoyo son algunas películas seleccionadas para ciertas temáticas específicas y, de una manera muy relevante, se tendrán muy presentes las experiencias y constructos conceptuales individuales de los mismos estudiantes, basadas en su “lectura de contexto”.

Como se puede observar, la propuesta metodológica, aquí presentada es participativa y está planteada con el fin de garantizar un ambiente de conversación y discusión en torno a los textos para construir de esa manera un saber colectivo. Por lo tanto, en los aspectos dialogales, se privilegiará la modalidad de los conversatorios.

En el caso del estudiante, protagonista principal de esta interrelación, desarrollar ese diálogo -mediado por las lecturas y las diversas actividades sugeridas- tiene un prerrequisito indispensable: establecer un compromiso ético de emprender con responsabilidad y postura crítica las acciones necesarias para alcanzar los objetivos fijados y para poder hacer de la estructura conceptual, metodológica, actitudinal, y axiológica construida un punto de referencia para actuar en espacios específicos en la resolución de problemas significativos a nivel personal y social, tocando esto claramente con el ejercicio propio de la profesión que esta estudiando.

El profesor cumplirá, tanto durante las sesiones, como en los espacios generados fuera de ellas, con una labor de orientación y facilitación que pretende permitir un complemento y una ampliación conceptual.

Por todo lo anterior, también en esta estrategia, el recurso humano indispensable está centrado en los estudiantes, entendidos como agentes constructores de su propio conocimiento. El profesor aparece como un recurso humano profesional que orienta el desarrollo del proceso académico. A su vez, el resto de profesores y el personal académico-administrativo se consideran recursos humanos imprescindibles para el soporte de este proceso formativo.

PROPÓSITOS Y ESTRATEGIAS

  1. Argumentación y fundamentación de un marco teórico. Bajo este tratamiento se han de presentar las elaboraciones conceptuales y/o categoriales relativas al curso a desarrollar; así como el aporte interdisciplinario necesario para la articulación de los diferentes ejes temáticos que orientan los postulados teóricos. Este fundamento teórico es esencial para ampliar el campo epistémico de toda investigación que los participantes deben desarrollar.

  1. Propiciar la articulación del marco teórico con la formulación y abordaje de problemas específicos propuestos por los participantes del proceso enseñanza-aprendizaje. No se puede entender el marco conceptual de una teoría, sin una necesaria y operante puesta en práctica de la misma. Es función de los pregrados orientar, ligar y destinar y confrontar las teorías con miras a la transformación del contexto a través de las prácticas.

  1. Describir las fuentes que explican y profundizan la relación entre el marco teórico y el problema específico contextualizado. Es indispensable brindar herramientas bibliográficas a los estudiantes, con el fin de que estos puedan interrelacionar, analizar, cotejar y profundizar las diferentes propuestas teóricas con su entorno.

  1. Generar dinámicas de controversia. Por la emergencia de diversos puntos de vista, en un ambiente de justificación de las ideas y de respeto por el consenso-disenso frente a posiciones similares o contrarias.

Todo lo anterior tiene estrecha relación con los principios didácticos de:

· Comunicación y construcción del conocimiento.

· Desarrollo de las capacidades de los estudiantes.

· Uso de las tecnologías de apoyo educativo.

· Procesos de producción intelectual.

Metodología del trabajo independiente

Se le entiende como el desarrollo de las estrategias necesarias de autonomía que se vinculan estrechamente con las actividades temáticas presenciales, con el fin de que el estudiante profundice su campo ocupacional a través de materiales de consulta, lecturas previas, realización y comprobación de prácticas, conformación de los soportes que permitan legitimar sus opiniones y argumentaciones en la discusión o elaboración de resultados.

La propuesta metodológica de esta estrategia se enmarca en un contexto pedagógico y epistemológico que entiende al estudiante como el protagonista de su propio proceso de construcción de conocimiento, lo que implica su compromiso individual de trabajo. Esto permite que el estudiante:

  • Racionalice su actividad académica
  • Genere procesos de aprendizaje independiente.
  • Asegure espacios autónomos para profundizaciones y complementaciones, controlando el qué y el cómo de su aprendizaje.
  • Observe la existencia de diversos contextos de aprendizaje.

LA NO PRESENCIALIDAD EXIGE, como parte de la estrategia pedagógico-didáctica, que los estudiantes desarrollen actividades en tres niveles:

v En primer lugar, de lectura, lo que busca ayudar a construir una fundada conceptualización acerca de la temática en discusión, basada en la apropiación, interacción y profundización de los textos por parte de los estudiantes.

v En segundo lugar, de consulta en fuentes diversas, buscando con ello que el pensamiento crítico del estudiante se contextualice en la realidad inmediata, con base en indagaciones pluralistas que profundicen sus percepciones.

v En tercer lugar, de escritura, lo que pretende, al finalizar las etapas de conceptualización y contextualización, que se realice un trabajo de reflexión y apropiación argumental crítica, relacionando los conocimientos con escenarios del mundo real y proponiendo alternativas discursivas enfocadas a la resolución de problemas. Este permite la capacitación para el ejercicio de problematizar el conocimiento teórico, potenciando el pensamiento crítico y creativo.

En términos concretos, la metodología ligada a la no presencialidad para los pregrados de Unaula exige dos puntos:

  • Afincamiento de los EJES y NÚCLEOS TEMÁTICOS, que sustentan la estructura curricular flexible de los pregrados.
  • Basado en esos ejes temáticos, cada profesor elaborará un PROYECTO en el que sustentará el desarrollo del curso que orienta, según un esquema unificado.
  • El cronograma propuesto en el proyecto docente debe estar ligado a unas lecturas de profundización obligatorias para el estudiante. El análisis de tales lecturas tiene el propósito de fundamentar, ampliar y profundizar el marco de referencia teórico que se le intenta brindar al estudiante durante su proceso de construcción conceptual, a fin de que el resultado del mismo sea realmente significativo e integrado con una habilidades flexibles, y de actitud orientas hacia el cambio. Como una invitación a ampliar la apropiación conceptual se deben sugerir, además, bibliografía complementarias, las cuales serán seleccionadas buscando ampliar los temas abordados o señalar otros aspectos de los problemas y conceptos tratados.
  • El estudiante, luego de realizar una lectura analítica, crítica e interpretativa de los textos correspondientes sugeridos por el profesor, debe consultar en otros textos aspectos relacionados con el tema en cuestión, presentando para ello la referencia de su fuente de consulta. Esto permitirá examinar otros puntos de vista y, por tanto, posibilitará el enriquecimiento de la discusión académica y del panorama bibliográfico con relación al tema, buscando además con ello que el pensamiento crítico del estudiante se contextualice en la realidad inmediata, es decir, que haya una Aplicación en el Contexto. Ello permitirá, a través de diferentes mecanismos investigativos, analizar el impacto del trabajo desarrollado por los diferentes estudiante, así como cotejarlos con los objetivos propuestos en el proyecto docente. Desde este punto de vista, la capacidad de reflexión sobre la práctica será una necesidad, por cuanto la misma permite direccionar cada uno de los pasos en el proceso, por pequeños que sean, tanto en la planificación como en el desarrollo y en la evaluación. Se enfatiza, entonces, que en búsqueda de la integralidad del proceso educativo, la adaptación a la realidad contextual debe ser una necesidad fundamental de la metodología no presencial en los pregrados de Unaula.

La estrategia metodológica NO PRESENCIAL, entonces, tiene como función brindar los elementos necesarios para que el estudiante, entendido como sujeto activo de su propio proceso de construcción conceptual, actitudinal y axiológica, desarrolle a partir de las opiniones plasmadas en las lecturas básicas y complementarias sugeridas y en sus propias consultas, un diálogo constructivo frente a la problemática que constituye el objeto de formación y conocimiento ligado a una profunda reflexión sobre el contexto específico en el cual esta inmerso.

Cabe anotar que un principio epistemológico que fundamenta la perspectiva de esta propuesta es que tanto como el conocimiento, como los contextos específicos para la reflexión y la acción del sujeto cognoscente, son esencialmente dinámicos. Por ello, la estructura general, las secuenciación y delimitación de los núcleos temáticos y las lecturas sugeridas deben asumirse, en conjunto e individualmente, como flexibles y abiertas a reestructuración, actualización y complementación, siempre en aras de cualificar los propósitos de formación.



[1] FLOREZ OCHOA, Rafael(1994). Modelos pedagógicos y enseñanza de las ciencias. Capitulo 9. En: Hacia una pedagogía del conocimiento. Bogota: McGraw-Hill Interamericana S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada